Salud integral: ¿qué es y dónde encontrarla?

Salud integral:

¿qué es y dónde encontrarla?

Fashion & Life Magazine, 2011-04-05

 

¿Será usted uno de tantos seres humanos que, día a día, buscan el bienestar de distinto modo y en diferentes lugares? Es lo común; pero hoy surge una mayor conciencia acerca de que lo más importante es saber qué es lo que realmente provee esa felicidad. Y se asombrará al saber que quizás esa fuente esté muy cerca.

Veamos un caso: si alguien sufre por un dolor crónico, y logra aliviar ese dolor, seguramente eso aumentará el nivel de felicidad. Eso es así porque tenemos una relación inversa entre felicidad y sufrimiento: entre más sufrimiento, menos felicidad.

Eso nos lleva a plantear que, para lograr una felicidad completa, hay que empezar eliminando todo tipo de sufrimiento, incluyendo lo físico, lo mental y lo emocional, procurando alcanzar así el “bienestar integral”, es decir: la ausencia de dolencias físicas, mentales, emocionales y espirituales. Y el mayor fruto de ese bienestar es la felicidad.

Salud integral

Al respecto, el doctor Omar Moreno, en su Curso de Medicina Naturopática, señala: “Quiero resaltar la importancia de la Filosofa de la Medicina Naturopática, cuyo conjunto de normas de vida indican que el ser humano fue creado para vivir en pleno estado de equilibrio en su parte espiritual, mental, física y con su ambiente, obedeciendo las leyes de nuestra madre naturaleza, de acuerdo a cómo ella nos creó desde un inicio hasta hoy. No fuimos hechos para vivir en un mundo lleno de estrés, de contaminación ambiental, de afecciones diversas, de odios, envidias, de angustia y muchos otros agentes que llevan al ser humano a una agonía prematura”. Y añade: “La meta de todo ser humano debe ser vivir tantos años como se pueda, pero vivirlos en armonía, con felicidad, salud y amor, es decir con la mejor calidad de vida posible”. Eso es “Salud integral”.

Normas para la salud integral

Pero, ¿cuán complicado puede resultar eso? Un breve repaso a las fórmulas para lograr la “salud integral” nos revela que no son tan complicadas como para que no busquemos hacerlas parte de nuestra vida diaria. En resumen, son las siguientes:

  • Respirar aire limpio y tomar un poco de sol en el cuerpo
  • Comer vegetales y frutas orgánicos, preferiblemente crudos
  • Hacer ejercicio
  • Desintoxicarse en un sauna, o de otra maneraVeamos con un poco más de detalles cada una de estas normas. En primer lugar, la respiración. La vida humana comienza con la primera respiración y termina con la última. Hablamos entonces del acto de respirar como la cuerda que une entre sí los años de nuestra vida. Pensamos a veces que eso es algo espontáneo, que la respiración se cuida sola, así como el piloto automático, que conduce al avión la mayor parte del vuelo. Pero, imagínese que el piloto se durmiese. ¡Pasaría algo desastroso! Es esencial que procuremos alejarnos de las fuentes de contaminación del aire, o buscar los medios para aportar a nuestro organismo la mejor calidad posible de aire limpio.

    El factor que sigue en importancia es la luz solar. Sin la luz del sol no podríamos existir. Sus rayos nos nutren en forma directa. No necesitamos digerirlas, ya que las absorbemos a través de la piel. Pero, ¡cuidado!: quemarse en la playa, o en cualquier lugar, está contraindicado. Lo sí debemos hacer es permitirle a nuestro cuerpo bañarse con la luz solar un corto tiempo cada día, para que sea capaz de fabricar sustancias que resultan fundamentales para nuestra salud, como la vitamina D. Sin ella, el organismo estará más indefenso ante la agresión de un gran número de enfermedades, como la diabetes y el cáncer.

    Lo siguiente es el aporte que a esa salud integral hacen los vegetales y frutas orgánicos, producidos localmente, y los que dan más beneficios si se comen crudos. El cuerpo humano es un vehículo sofisticado y resistente, capaz de sobrevivir aun si lo proveemos con una pésima calidad de combustible. Un gran sector de la industria alimentaria tiene eso en cuenta, y fabrica alimentos con poco o ningún valor nutricional, con tal de producirlos en masa y a menor costo. Es por eso que en los centros urbanos es difícil o imposible conseguir alimentos orgánicos frescos, es decir, aquellos en cuyo crecimiento no intervinieron agentes químicos, tóxicos para la salud. Pero hay que esforzarse para dar con ellos y aprovechar sus indudables beneficios.

    Por su parte, el ejercicio diario aporta beneficios múltiples: músculos fuertes, control de peso, incremento de la autoestima, flexibilidad y balance. Al mismo tiempo, el cuerpo suda, con lo que elimina toxinas. El practicar deportes, realizar ejercicios, o ejercer actividades que favorezcan la sudoración, resultan buenas maneras de asegurar beneficios. Los baños sauna, los baños de vapor, el yoga (sobre todo las torsiones de los músculos), el masaje shiatsu, el ejercicio que implica sudar, el barro medicinal, el té medicinal, las respiraciones profundas, entre otros, colaboran con este fin.

    Salud y bienestar en El Valle

    En Panamá, uno de los lugares más recomendados para cumplir con las exigencias que nos conducen a la “salud integral” es El Valle de Antón, un auténtico “paraíso terrenal”.

    El Valle, por ser el cráter de un volcán extinto, en medio de un bosque templado y lluvioso, provee una altísima calidad de aire, justamente lo que nuestro cuerpo y mente necesitan. Además, la tranquilidad y la ausencia de factores estresantes permiten una respiración más lenta y profunda que en la ciudad.

    Y en cuanto a luz solar, allí el sol sale todos los días, incluso en la temporada lluviosa, para darnos la dosis recomendada de sus rayos saludables, sin quemarnos. Y si se trata de nutrientes orgánicos, en sus alrededores se levantan varias fincas que se especializan en ese tipo de productos. Entre ellas, el “Rincón de la Biodiversidad” permite, incluso, que el interesado realice un recorrido para seleccionar sus propios alimentos directamente de la tierra fértil, a un costo muy bajo. Si lo desea, puede contactar al dueño de la finca, el señor Tomás García, en el teléfono (507) 6706-1271.

    A todo esto, sume el hecho de que en El Valle se practican muchos deportes (futbol, beisbol, senderismo en distintos niveles, natación, etc.); pero el solo hecho de que la gente prefiera caminar, usar sus bicicletas o montar a caballo en el poblado es muestra de las promesas que aguardan a nuestra salud, a las que deben agregarse las clases de yoga y de artes marciales (karate y tai chi) que se ofrecen en esa localidad.

    El aire local está cargado de iones negativos (fenómeno natural de los bosques lluviosos y también por las aguas turbulentas de las cascadas); esos iones ayudan al cuerpo a desintoxicarse. Estar en El Valle representa un efecto positivo para la eliminación de las toxinas, pero hay más: cada uno de los cuatro spas (Cariguana Spa, Yoguini Spa, Crater Valley Spa, Los Mandarinos Hotel and Spa) cuenta con sauna o baño de vapor, o ambos, así como un decenas de tratamientos complementarios, bajo el cuidado de reconocidos expertos.

    Y si esto no fuera suficiente, existen los pozos termales, cuyas aguas de entre 34° y 38° centígrados contienen abundantes minerales, todos beneficiosos para el organismo humano, que resultarán un tratamiento alternativo muy eficaz contra el agotamiento y varios tipos de dolores. Y no se asombre de encontrar a María Candelaria, una herbalista de ¡102 años!, quien labora muy cerca del hostal Cariguana, donde cultiva tantas variedades de hierbas como años de edad posee.

    En fin, la salud integral es una meta digna de seguir, procure alcanzarla; y no olvide: las fuentes de esa salud integral quizás estén más cerca de usted de lo que suele pensarse.