El Valle Panama (El Valle de Antón)

Español | English | Português | Français | Deutsch | Русский | 中文 | 日本語         e-mail
 
 
 El Valle Panama (pagina principal)
 Eventos en El Valle

 
 INFO PARA TURISTAS
  · Hoteles y Hostales en El Valle
  · Turismo de Salud
 Geología de El Valle Panama
 Mapas de El Valle Panama
 Como Llegar a El Valle Panama
 
 ATRACTIVOS TURISTICOS
  · Spas en El Valle Panama
  · Restaurantes en El Valle
  · Pozos Termales
  · Cascadas en El Valle
  · Aprovaca (las orquidias)
  · El Mercado Publico
  · El Museo de El Valle Panama
  · Senderismo en El Valle
  · Aventuras en El Valle
  · 28 Playas Cerca de El Valle
 
 ARTICULOS
 HISTORIA DE EL VALLE
 
 FOTOS DE EL VALLE PANAMA
 DIRECTORIO DE EL VALLE
un espacio

Historia de El Valle de Anton

Por Jose Noto, Presbitero


 

CAPITULO I

EL VALLE DE ANTON

El deseo vehemente de explorar, aunado a la necesidad de establecer relaciones sócioeconómicas, ha llevado a los hombres más audaces a descubrir, por distintas rutas, desde aldeas hasta continentes, desde el microcosmo hasta el universo.

Uno de esos pioneros fue Cristóbal Colón quien, al mando de ciento veinte marinos y de tres carabelas llamadas La Pinta, La Niña y La Santa María descubrió el 12 de Octubre de 1492 el continente bautizado por los cartógrafos con el nombre de América en honor de Américo Vespucci. Rodrigo Bastídas (1501) y el mismo Colón (1502) hicieron cónocer al mundo esta porción del continente llamado el Istmo de Panamá. Esos y otros intrépidos navegantes descubrieron no sólo nuevas tierras, ricas como una cornucopia, una flora y fauna asombrosas y desconocidas, sino a seres humanos, quienes recibieron el nombre de INDIOS por considerarles habitantes de la India.

En Panamá vivían Cerca de un cuarto de millón de ellos dispersos a lo largo y ancho del territorio. Muchos de sus jefes perpetuan hasta nuestros días sus gloriosos nombres como Chirú, Penonome, Nata, Paris, Urracá y Guarare. Muchos, como Quibian, lucharon contra los espanoles; otros les recibieron en paz regalando oro, alimentos y madera para los barcos; o como Panquiaco, fueron sus guias hacia lo desconocido, el oceano Pacifico. La corriente humana que llegaba desde Espana se hizo incontenible, echando raices cada dia mas profundas, fundando ciuades, abriendo caminos, construyendo fortalezas, levantando templos y escuelas. En el Istmo perduran Portobelo y San Lorenzo, Panama Viejo y Nata entre otros, como eloquente testimonio de esa evolucion secular.

En esta geografia inmensa, nuestra mirada se enfoca ahora en un valle de la cordillera de nuestro Istmo llamado EL VALLE DE ANTON, que ha suscitado asombro y gozo, plasmados en palabras llenas de inspiracion poetica, como las del joven vallero Jorge Ruiz R. casi al pie de la montana se mira El Valle llena de blancas cabañas

     

Subiendo la carretera
Curveando lomas y atajos
de repente surge en los bajos
de boquete en primavera.

Son claras las colinas
y fria la noche serrana
los huertos por la montana
tienen flores sin espinas

Entre bosques y agapantos
de verde y negro manto
el aire se llena de cantos
que se cuaja en arboles santos

Casí al píe de las montañas
se mira El Valle de Anton
lleno de blancas cabañas

Pueblo de la cordillera
que blanquea el panorama
con una torre lejana,
entre sombras de palmeras
donde las brisas primeras
pasan llenas de rocío
con el murmulla del río,
ay si como niebla te fueras!

Cada vallero Conoce a su patria chica—El Valle de Antón—como la palma de su mano y lo ama como a su hogar. Cada vallero canta con el poeta Pablo Neruda:

Yo no puedo vivir sino en mi propia tierra; no pueda vivir sin poner los pies, las manos y el oído en ella, sin sentir la circulación de sus aguas y de sus sombras, sin sentir cómo mis raíces buscan en su légamo las sustancias maternas.

Describimos esta tierra para beneñcio de los amantes de esta comunidad. Coclé, una de las nueve provincias de la República de Panamá, tiene una extensión de 5.035 km2; Anton es uno de sus seis distritos y El Valle uno de sus diez corregimientos. El Valle, con una superficie de 36.07 km2, forma parte de la zona montañosa de Coclé, alcanzando con el Gaital (1,185 m.) su máxima altura). El pueblo está situado en el fértil valle de 18.3 km2, en la sección noreste del distrito de Anton, a unos 580 metros sobre el nivel del mar; por la carretera dista 125 km de la Ciudad capital; 30 km de las cabeceras de los distritos de Antón y de San Carlos y unas millas de los Llanitos, El Roble, Chichivalí, El Macano, Matapalo, Cabuya, Los Cerritos, Altos de la Estancia, Río Indio, y Mata Ahogado. El Valle limita con los distritos de Penonome, Capira y San Carlos. Mapa del corregimiento de El Valle

Los primeros límites entre Panamá y Cocle—y, por ende, El Valle—se establecían en la Ordenanza 86 del tiempo de Colombia. Así, pues, lo que está a la izquierda del Río Antón como El Hato, Capirita y parte de Las Medinas pertenecía a la provincia de Panamá y al distrito de San Carlos. Hasta 1916 el alcalde de este distrito nombraba a sus subalternos, como Carlos Figueroa, quien fue el primer regidor; y, hasta el presente, los habitantes de Capirita sepultan a sus muertos en el cementerio de Cerro Agu (Agudo), que queda en Los Llanitos de San Carlos.

Por las íntimas relaciones territoriales, personales y comerciales entre El Valle y San Carlos, desde los primeros años de la república, muchos, como Julio C. Coronado Arias, según el testimonio de su hija Patria, lucharon para que no sólo parte de Las Medinas, Capirita y El Hato pertenecieran a San Carlos, Sino todo El Valle. Sugirieron al gobierno como posibles límites la cabecera del río Las Guías y los Cerros Cariguana, La Gallinaza y La lndia Dormida hasta el Cerro Pilon. En 1916, cuando la Asamblea Nacional ordenó el material al respecto y aprobó el Código Administrativo afirmando la Ordenanza 86, el secretario de la misma, Manuel María Pimentel, coclesano, cambio arbitrariamente—como afirman valleros y sancarleños—los límites, cercenando parte del territorio del corregimiento de Los Llanitos de San Carlos y anexandolo a Anton. Este cambio suscito airadas protestas de los sancarleños, cuyos testimonios aparecen en los periodicos de la época. Pero ningun presidente ni Asemblea Nacional Nacional alguna se atrevieron, por motivos políticos, a hacer justicia a los reclamos de los sancarleños.

Durante la primera presidencia del doctor Arnulfo Arias Madrid, se aprobo la Ley 103 del 12 de julio de 1941, que trato de poner al dia el Codigo Administrativo. Por la misma, San Carlos paso a la Provincia de Coclé. El Valle, administrativamente, pasó a San Carlos, quedando geográficamente dentro de los limites de Anton. Los alcaldes de San Carlos eligieron como corregidores de El Valle a Javier Hidalgo (Decreto N° 3 del 15 de enero de 1942); Julio Coronado Pérez (Decreto N° 14 del 11 de julio de 1942; y Decreto N° 7 del 30 de abril de 1943); Vincente Greco (Decreto N° 22 del 7 de diciembre de 1943); Bartolo Pérez (Decreto del 10 de abril de 1944) y Javier Hidalgo (Decreto N° 4 del 15 de septiembre de 1944).

Con la caída del doctor Amulfo Arias M. se abolió la Ley 103 regresando a lo establecido por el Código Administrativo. Aunque parezca extraño, hasta 1981 los límites de El Valle no correspondían a la extensión del corregimjento, quedando fuera de ellos el chorro de Las Mozas, El Hoyo, el cementerio, Quebrada Amarilla y La Mesa.

El 2l de octubre de 1981, la Asamblea de los Representantes de Corregimientos aprobó el Capítulo I del "Proyecto de División Política Administrativa de la República", e hizo justicia a todas las legítimas aspiraciones valleras. Quedó Sin definir sólo parte de las fincas Potosí y El Pomarrosa.

Orografia

Todos los que llegan a El Valle quedan impresionados de sus montañas. Uno de ellos, nuestro amigo Horacio Guardia, escribía así en 1952:

He quedado muy admirado del Valle paraíso terrenal. Rodeado en Circunferencia de Cerros y Colinas. Al norte tiene tres centínelas, orgullosos de su belleza, comparten sus grandezas, alegrias y tristezas. Son ellos El Pajíta, su hermano el Gaital y el imponente Caracoral. Sigue el Cerro Grande, la Loma del Pastoreo, el majestuoso Cariguana o sea el Potosí, el montañoso Tolente, éste es un lugar de recreo.

Otros cerros valleros son; el Bijao, La Huaca, el Tagua, La India Dormida y Loma de La Cruz.

Algunos cerros han tenido varios nombres, por ejemplo, el Cariguana, que los habitantes de Cabuya llaman así por su parecido a ese reptil, los valleros lo llaman el Potosi—aunque hoy prevalece el primer nombre (Cariguana o Cara de Iguana).

Los sancarleños llaman Cerro Grande—nombre más antiguo—a lo que los valleros llaman Cerro Leon, por su parecido al rey de la selva. El Cerro La Huaca, asi llamado por los viejos que creian que escondia un tesoro indio, segun contaba la abuela Damiana Cherigo S., se transformo equivocadamente en Cerro Guacamayo, error que perdura hasta nuestros dias.

El Gaital Se llama así por la palmita, la gaita, que crece en su cumbre. En algunos documentos se le llama Pedregal a la parte baja del cerro, por ser un sitio pedregoso. Desde El Gaital se divisan los dos océanos. Este lugar estratégico fue una base de observación del ejército norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial. El 16 de noviembre de 1962 un avión militar argentino se estrelló contra la vertiente norte de El Gaital, pereciendo todos sus ocupantes. Una imagen de la Virgen de Loreto, protectora de la aviación, y una placa colocadas en el ábside del templo parroquial por las esposas e hijos recuerdan el trágico accidente y los nombres de los infortunados aviadores.

Pero es el Cerro de La India el que distingue y caracteriza la orografía vallera, inspirando mitos, leyendas, poesías. Un día una madre le decía a su hijo llorón: Cállate, que vas a despertar a nuestra India Dormida. Y el niño se Calló.
La India Dormida en el dia, El Valle de Antón

Foto cortesia de: Murli Daswani      

Hidrografía

El Valle de Anton, por ser región montañosa, es cabecera de grandes y caudalosos rios que van hacia el Pacífico y el Atlántico como los rios Zarati, Anton, Mata Ahogado e Indio. Este último es sumamente importante para el tercer juego de Esclusas del Canal de Panama.* El mismo valle está regado por los ríos Antón y Guayabo y por las Quebradas La Pintada, El Limón, Amarilla, Candelilla, Ojo de Agua, Fria, Capirita, El Pastoreo, El Papayal, El Embalsadero, Reforma, Los Buhos y otras de menor importancia. Existe también la Quebrada Seca, llamada asi porque durante el verano se seca o, mejor dicho, el agua se filtra bajo su cauce y reaparece cerca del parque de la Virgen de Guadalupe en La Central. Completan la lista los tres Chorros que hermosean esta tierra: el legendario Chorro de Las Mozas, El Macho y La Pintada.

El legendario chorro de las Tres Mozas.
El legendario chorro de las Tres Mozas

Foto cortesia de: Christian Goldner      

* NOTA: La Comisión del Canal de Panamá proyecta la creación de tres lagos artificiales entre las provincias de Colón y Cocle, con la expansion de 200.000 hectareas adicionales para garantizar el abastecimiento de agua en la vida acuática en este milenio. Esa expansion llegará hasta El Valle según la descripción oficial...

Piscina y Chorro El Macho
El Macho Waterfall, Anton's Valley, Panama

Foto cortesia de: Eric Halliday      

El Valle cuenta con aguas termales al pie del cerro Cariguana, en el lugar llamado Los Pozos. El agua es tibia y su baño es muy saludable. Los Pozos eran frequentados por quienes buscaban alivio a sus dolencias y reumatismos. Desde Panamá hasta San Carlos se viajaba en barco y desde San Carlos a El Valle en hamaca. En San Carlos habia un servicio expreso de hamaqueros en grupos de a cuatro, los cuales tambien utilizaban caballos de carga. A cada hora se turnaban y cobraban B/.0.50 por dia.

Desde el 7 de marzo de 1998 presta el servicio de atencion a los bañistas la Sociedad Pro Mejoras de El Valle. Ellos, junto con el IPAT, han mejorado mucho la estructura y la atención a los clientes. Las aguas termales no sólo están localizadas en Los Pozos. Frequentemente, al perforar un pozo sale agua termal para las piscinas aunque, por su composición química, no es potable.

El Valle tiene seis kilometros de largo por cinco de ancho aproximadamente: es una inmensa caldera del colapsado y extinto volcan El Valle. La Caldera fue un lago durante quinientos mil años. Un geologo que vino a explorar el terreno para una empresa decía que El Valle fue, por segunda vez un lago pequeño formado por derrumbes que represaron el Río Anton y que luego se vació por la erosion del mismo río.

Pero no existen tradiciones locales al respecto. Sólo se recuerda que El Valle era muy pantanoso, como lo comprueban fotos tomadas hace apenas unos ochenta años, y que, en el siglo pasado, en el lugar llamado Los Pozos, las aguas termales, conjuntamente con las lluvias torrenciales, originaron un derrumbe que represó el cauce del río, provocando una gran inundación. La gente se salvó huyendo a las montañas o trepándose en los árboles. Los cerros Cariguana y Loma de La Cruz, entre otros, tienen claros indicios de grandes hundimientos y deslizamientos de terrenos. No sin razón hay Cerca de La Cruz un lugar llamado El Hoyo y, en ese lugar, el filo del cerro es tan angosto que, merecidamente, ha sido apellidado "El Violin".

Aunque se hable de volcán y de aguas termales, la temperatura de El Valle es de lo más saludable: unos 22°C como promedio y un clima de eterna primavera que atrae a muchos como lugar de recreo y de dulce vivir. Capitalinos y extranjeros pasan su merecido descanso en esta tierra. En El Valle, como en toda la República. la temporada de lluvias se inicia en abril y termina en diciembre, siendo mayo y ocubre los meses mas lluviosos.

Flora y fauna

Entre las especies exóticas que han hecho su aparición últimamente, anotamos las coníferas como pinos, cipreses, araucarias y del género del eucalipto que, a veces, alcanzan una cober­tura significativa. El bosque natural se mantiene en las principales elevaciones. La vegetación en lo alto de los cerros es baja y achaparrada por los embates de los vientos; en la medida que baja hacia El Valle, el dosel es de mayor altura hasta alcanzar los 18 m. Con excepción del espavé y del corotú, es rara la presencia de madera gruesa o árboles de grueso fuste por las características del terreno. Dentro del pueblo de El Valle prevalecen los frutales, el café, las hortalizas, las plantas ornamentales, las medicinales, y otras. Otro elemento de la cobertura vegetal son las cercas vivas de omarnentales como papos, veraneras y otros. La Zambia: Un fosil Viviente

Lo que crece en El Valle es típico de la región tropical y se encuentra por doquier; sin embargo hay una planta exclusiva, la zamía acuminata, un fósil viviente que se encuentra en La Mesa y que ha sido descubierta y estudiada por la Universidad Nacional. (La zambia es una palma que no evolucionó.)

En El Valle hubo una rica fauna. En los ríos pululaban peces y camarones; gran variedad de aves alegraban con sus cantos las montañas y en la montaña había tigres, venados, zaínos, conejos, ñeques y monos perezosos de largas cerdas, afiladas garras, lentos y dormilones.

La gente recuerda que los tigres eran tan atrevidos y numerosos que bajaban a los corrales que estaban en el actual campo de juego de la Reforma y mataban reses y puercos. Paula de Arquíñez, ya nonagenaria, aún se estremecía con el recuerdo de los aullidos del tigre y, hasta hace pocos años, alumbraba su rancho con el mechón protector durante la noche. La última vez que se vio uno merodear por los contornos fue en 1976. El venado se asoleaba en Llano Grande y provocaba batidas que eran siempre exitosas. Abrahana Rivera decía que su familia y muchos valleros comían en su niñez sólo carne de venado y hasta la vendían a B/.0.15 la libra. Igualmente el zaíno puede considerarse casi extinto. Quedan algunos gatos maná, gatos solos, el churimaco, el armadillo, zorras y ardillas. También eran muchas las serpientes venenosas, como el raro espécimen "alcabú", que tiene parte del cuerpo lleno como de púas, según el testimonio de un campesino quien lo pisó confundiéndoló con el árbol hómónimo. Así describía como lo mató: Puse sobre él una rama frondosa para que se sintiera seguro y no se movíera y con el machete le di un golpe que nada le hizo; volví a pegarle con fuerza y lo partí en dos.

Ranitas de Oro Ranitoas de Oro en El Valle
 
Ranitas de Oro, foto por Mario Urriola

Foto cortesia de: Mario Urriola      


En El Valle Siempre han llamado la atención los árboles cuadrados y las ranitas de Oro (atelopus varius). La revista The Panama Canal Review dice:

Allí hay árboles cuadrados y los batracios tienen colores increibles. Hay ranitas de color verde metalico, que despiden fantásticos destellos cuando les da el sol. Hay otros de un amarillo brillante, las famosas ranitas de oro de Panama, tan buscadas por universidades e institutos de investigacion.

Añadimos dos más a las antes mencionadas. La rana "corala", llamada así porque tiene las cuatro patas color negro con rayas rojas como la serpiente coral y que, según la gente, es igualmente venenosa y da grandes brincos. Hay otra rana de color claro, que salta como la corala y tiene ventosas o algo parecido en las patas, que la adhieren firmemente a cualquier superficie. Puede subir paredes paredes y colgarse del techo, aunque se la ve mas comunmente trepar hasta la cima de los árboles.

No queremos dejar sin mencionar las cuatro clases de abejas: la mini, la colorada, la italiana y la africanizada dc aguijón mortal; las diez o más clases de hormigas dueñas y señoras de céspedes, hortalizas, árboles y casas; y las blancas y elegantes garzas que vuelven a El Valle como un augurio de esperanza. De esperanza sí, porque vemos con tristeza que todo está en vías de extinción por la negligencia de quienes deben cuidar de ello, por afán de vender—aunque no hay suficiente para la reproducción―y por quitarles el hábitat natural. Pedimos a quien corresponda, que haga un PARQUE FORESTAL como santuario de la flora y de la fauna local antes de que sea demasiado tarde. Arbol Cuadrado en El Valle

Que las nuevas generaciones recuerden que hasta mediados del siglo pasado El Valle estaba cubierto en su totalidad de selva en las montañas y de monte y pantanos en el llano. Los viejos recuerdan que cerca de la Escuela El Valle, aún en el presente siglo, el agua llegaba, en el invierno, más arriba de las rodillas de los caballos. La selva estaba formada por árboles frondosos y de gran variedad tales como espaves, corotúes, guabos, robles, guayacanes, harinos, macanos, laureles, cuajaos, cedros, Marias, alcarretos, carboneros, tities, guayabos, nances y arboles cuadrados. En algún sitio crecia tambien "El Arbol de la Amistad", llamado así porque a su sombra—en un plácido remanso del Rio Anton—se bañaban y hermanaban ricos y pobres, naturales y visitantes, panameños y extranjeros. No preguntes donde esta ahora... puede ser cualquier arbol... pero si insistes te dire que puedes sentirlo en tu corazon.

Habia tambien gran variedad de orquídias y otras flores; había helechos, palmas, tallos y trepadoras; musgo espeso, multicolor y suave cual alfombra persa como el que pisamos subiendo El Gaital. Es una sensación maravillosa. Ahora sólo se conservan vírgenes El Gaital, Pajita y Caracoral, mientras que los otros cerros son talados y depredados. La cabeza de la India Dormida, que antes tenía una hermosa cabellera de árboles, esta quedando pelada. Decía en broma y en verdad un vallero: Hoy todo sube, hasta la falda de las mujeres y la cabellera de la India. Y todo tiene su repercusión en el régimen pluvial y en el clima que ya no es tan fresco como antaño.

Aprovechamos aquí para felicitar a personas que, preocupadas por la dañina explotación de la naturaleza, han resuelto crear invernaderos en sus casas o se están organizando para vigilar y guardar nuestros bosques.

Geología de El Valle de Antón.

ETESA está realizando estudios y perforaciones de pozos para explotar la fuerza geotérmica de El Valle. Eso ha suscitado preguntas, temores, expectativas y el deseo de conocer la geología del Volcán El Valle, lo cual nos animó a leer varios estudios geológicos y a presentar un resumen al lector.

Posible cronología del Volcán El Valle de Antón.

Antes de doscientos millones de años existía Pangea y Panthalassa.

Hace doscientos millones de años se inicia la deriva de los conti­nentes.

Hace sesenta y cinco millones de años no existía aún Centro America.

Hace quince millones de años por el proceso de la subducción se forman islas volcanicas sobre un basamento terciario.

Hace seis millones de años Panama está conformada y el Volcán La Mesa es aun activo.

Hace tres millones de años Volcan La Mesa se extingue substancialmente por la accion de Azuero.

Hace dos o uno y medio millones de años se activa el Volcán El Valle; despues colapsa y se forma el lago.

Hace un millón de años se forman los tres domos: Pajita, Gaital y Caracoral y la falla del Rio Anton, al sur de la caldera, por donde drenaron las aguas del lago.

Hace cuarenta y cinco mil años hubo la erupción de Río Mar.

Hace treinta y cuatro mil años hubo la últíma erupción de Mata Ahogado.

Nota 1): La Mesa, Mata Ahogado, El Valle y otros, son hijos de la misma fuente volcánica.

Nota 2): La caldera de El Valle se formó no por explosión sino por colapso caldérico del volcán.

Nota 3): La caldera de El Valle es la más grande de Centro América.

El Valle: isla volcánica.

Hace más de doscientos millones de años la configuración de nuestro planeta Tierra era totalmente diferente. Existía un Solo supercontinente (Pangea) rodeado de todas las aguas (Panthalassa). Con el pasar de millones de años el supercontinente, lentamente, se subdividió y formó, entre otras, América del Norte y América del Sur, separadas de Europa y de Africa por el Océano Atlántico; pero, hasta hace unos sesenta y cinco millones de años, Centro América no existía.

Por el proceso de subducción, la corteza que constituye el fondo del Océano Pacifico se va hundiendo bajo el continente americano, causando, desde Alaska hasta Chile, la gran cadena de los Andes, las Montañas Rocosas, los volcanes que lo salpican y los frecuentes terremotos que nos estremecen hasta nuestros días.

Por lo que se refiere a Centro América, ese magno proceso, en los últimos quince millones de años, causo primero islas volcánicas y luego el Istmo; por lo que se refiere a Panamá sabemos que convergen hacia ella law placas tectonicas de Nazca, de El Caribe y de Cocos que la configuraron.

Unas de estas islas, activa hasta hace unos seis millones de años fue la que conocemos como El Volcán El Valle. Al Configurarse Pamxmá y emerger la Península de Azuero, nuestro volcan, hace unos tres millones de años, quedó protegido de la acción directa de la subducción y quedó substancialmente apagado. Decimos substancial y no totalmente porque esporádicamente ha tenido espectaculares actividades, como veremos más adelante.

Nos gusta pensar en El Volcán El Valle como una isla, no sólo porque en su origen era tal, sino porque se asemejaba más que a un cono perfecto, a una superficie que emergió de las aguas azules del mar como un don de Dios. Aún hoy día esa es la impresión que causa a quien observa esta zona montañosa desde la base de Río Hato: una isla proyectada sobre la cortina de un cielo nublado con varios conos, de los cuales el nuestro es el más joven. Lo llamamos "joven" porque en la zona existen las calderas de La Mesa, Mata Ahogado y Picacho que son anteriores, mientras que la nuestra es apenas de uno y medio a dos millones de años.

Esas islas volcánicas—y gran mérito tiene la nuestra―al unirse formaron el Istmo, ese "Puente de las Américas”, que desató una cadena de eventos de magnitud global como el cambio del rumbo de las corrientes oceánicas, la alteración profunda del clima de Europa y la catalización de los períodos glaciales.

Edificio volcánico de El Valle de Anton.

El edificio volcánico de El Valle es complejo, de unos 600 km2 y es el más oriental de Centro América y de Panamá. La cumbre del edificio es de 20 km; y su máxima elevación actual es de 1,185 m. (El Gaital), Tiene dos estructuras que Se cntrecortan, producto del colapso volcánico: La Mesa, más vieja y Sin morfología definida originada por eventos volcánicos y lîl Valle, la más importante, bien definida, de tipo caldćrieo. con paredes abruptas y cl fondo plano.

El volcán El Valle es un edificio volcanico cuaternario ubicado sobre una estructura terciaria. Este basamento esta formado unicamente por rocas volcanicas agrupadas: a) en una formacion predominatemente ignea (Mioceno Medio trece a catorce millones de años) sita al sureste y suroeste de El Valle; y b) por lavas, tobas y aglomerados que se encuentran estratográficamente por encima de la ignea y tienen una edad de diez a quince millones de años (Mioceno Medio Superior).

Si se observa un corte geológico del edificio Se notan unos desniveles. Por ejemplo, el basamento terciario de la caldera de El Valle está a gran profundidad, miennas que el de La Mesa y del Cariguana son más altos que el nivel actual de El Valle. Igualmente dícese de la lava y de los piroclásticos pre caldera y de los piroclásticos recientes que se notan en las laderas de La Mesa y del Cariguana. Lo que es propio de El Valle es la estructura de la caldera: basamento terciario, material caótico del colapso, un sello de roca impermeable y, finalmente, el sedimento lacustre.

Corte Geologico del edificio volcanico El Valle

Historia eruptiva.

La historia eruptiva del joven volcán El Valle es de los últimos uno y medio a dos millones de años. ES articulada y compleja, caracterizada por numerosas fases eruptivas. evolucionadas con carácter predumiriantrsmrsnlc cxplosivas.

En la fase inicial, la actividad se manifestó con coladas lávicas y con depositos piroclastieos asociados con material volcánico terciario. Los varios afloramientos de rocas terciarias muy cerca y dentro de El Valle sugieren que el edificio no era de grandes proporciones. De las fases sucecivas, los estudios indican que un poco antes de uno a uno y un tercio millones de años se formó bajo El Valle una camara magmatica somera (de 3 a 5 kilómetros de profundidad) cargada de gases que provoco una y otra erupción fuertemente explosivas, el vaciamiento de la cámara y la formación de la caldera. La segunda de esas erupciones probablemente determinó el colapso calderico. Ese colapso lo comparamos con un edificio de grandes proporciones que amenaza venirse abajo; basta aplicarle una carga de dinamita, que al ser accionada hace que toda la construcción se desplome sobre si misma en pedazos y en polvo.

Antes de seguir adelante queremos recalcar que el colapso del volcan El Valle no fue del itpo explosivo como el Barú o Saint Helene (USA), sino por desplome. Además, tanto La Mesa como Mata Ahogado y El Valle son manifestaciones de la misma fuente volcánica.

Después del colapso caldéńco, el magma desgasiñcado que permanecía aún en la Cámara dió origen, hace aproximadamente un millón de años a varios domos que se encuentran sobre el borde de la caldera misma y a lo largo de las mismas fracturas anulares que habían cont:rolado el colapso. Los más evidentes son los cerros Pajita, Gaital y Caracoral en el límite de la Caldera de La Mesa, y también, por el Este. los domos de Capirita.

Después del colapso, en la depresión caldérica se formó un lago que duró miles de años, tal vez medio millón de años. El lago nacido de la actividad volcánica fue seriamente afectado por una falla hasta su desaparición.

Entre las erupciones más recientes, la primera y probablemente la más grande, hace unos cuarenta y cinco mil años. fue la que denominan "de Rio Mar", donde halló el afloramiento más característico. El volumen del magma expulsado fue muy grande, como se puede observar en las vertinentes sur y suroeste de El Valle. Otra erupción fue hace 34,600 años, ubicada al este de la caldera de El Valle, en Mata Ahogado.

Como algo curioso añadimos este detalle. La piedra Belmont p piedra de jabon utilizada por nuestros artesanos y descubierta en Quebrada Honda (Membrillo) por Lorenzo Martinez en 1972, se encuentra en la base de El Volcan. Es un manto de roca de material igneo que se extiende hasta el Oceano Pacifico y es del Mioceno Medio.

Ahora coloquemonos en el centro de El Valle y denos una mirada a lo que nos rodea. Con los geologos, penetremos hasta la profundidad del subsuelo.

Lo que llama la atencion son los domos o los cerros Pajita, Gaital y Caracoral. El Gaital, como el Cariguana y La Mesa, en su parte superior tenian brechas explosivas, por donde subio a la superficie la lava de la ultima erupcion hace unos 34,600 años.

Nuestros pies descansan sobre el sedimento que se ha acumulado en el fondo del antiguo lago, sedimento hecho de material que se ha deslizado O erosionado. Los últimos quince metros son de hace 30,000 años y el pueblo está construido sobre él.

¿Qué hay bajo el sedimento lacustre? Material caótico de relleno de la caldera; piroclásticos pre caldera; y el basamento terciario. Lo sabremos con exactitud al concluir la perforación de los pozos exploratorios que lleva a cabo ETESA.

Investigación geotérmica.

El Valle

Volcanes y calderas, subducción y placas tectónicas nos hablan de fuego, lava, calor, y gases. que al contacto con el agua pueden generar energía geotérmica barata, de gran beneficio nacional y sin contaminación ambiental. En 1971 el Gobierno inició, a través del IRHE, los estudios de las manifestaciones geotermicas del territorio nacional. Entre Cerro Pando, Baru-Colorado, Coiba, Tonosi, Chitra, Calobre y El Valle, este resulto el area mas prometedora ya que tiene las condiciones mas favorables, a saber: a) la convergencia de una fuente de calor asociada o relacionada con una masa de material a altas temperaturas en el interior de la corteza terrestre; b) una zona de roca permeable que almacena el fluído que transporta el calor a la superficie; c) una zona impermeable que impide que el ca­ lor se escape a la superficie. En el año de 1986, el IRHE establece el sitio atrás de la Cooperativa La Libertad y desde hace unos tres años prepara el terreno para abrir un pozo exploratorio de 1,500 a 2,000 m. de profundidad, otro pozo de reinyeción de 500 a 600 m. de profundidad; para disponer de los fluidos generados por el pozo exploratorio; y perforar un pozo de gradiente de 71 m. de profundidad en el área de las aguas termales en Los Pozos como complemento de los estudios de flujo de calor.

De resultar positiva y favorable la exploración, Panamá tendrá un recurso geotémńco que resultaría más barato que otras fuentes como la hidro, el vapor o el diesel.

En cuanto a la hidrografía, distinguimos entre aguas dulces que afloran y dan origen a ríos y ojos de agua que abastecen nuestros acueductos rurales y aguas profundas y termales. Hablaremos de estas últimas. En El Valle, desde los 40 m. en la parte sur, se encuentra un acuífero con agua termal de 40° C., aislado de la Superficie por una capa impermeable y ubicado al pie de los cerros de Caña Blanca. Los pozos perforados son con comportamiento artesiano, la presión en el fondo de esos pozos es de seis a Siete bares o un poco mayor, debido a su profundidad. La zona de recarga se encuentra probablemente en los piedemontes de los domos. Se han encontrado durante las perforaciones sedimentos lacustres, que no son otra Cosa que la prueba de la existencia del lago dentro de la caldera. No se conoce exactamente la extensión de ese acuífero. pero parece limitado a la parte sur de la caldera.

Relacionado con las aguas más profundas, nos remitimos al estudio del ETESA que busca un reservorio de l40—l80°C., útil para explorarlo como energía geotérmica y que se conocerá una vez que terminan las perforaciones de El Valle, localizadas atrás de la casa de la Cooperativa La Libertad. (El ingeniero Eduardo Reyes es responsable del proyecto por parte de ETESA.)

Cuando uno mira grandes volcanes de otras latitudes nota que sus laderas son pobres en vegetación. No así El Valle de Antón que está revestido de una variedad extraordinaria de flora que hace pensar más que un volcán, en un Edén bíblico.

Las pozos termales de El Valle.

Nuestra zona es volcánica y El Valle es la caldera del volcán que colapsó. Es natural que haya aguas termales.

Los Pozos están localizados al pie del Cerro Cariguana, a 575 m. sobre el nivel del mar, en el margen izquierdo del río Antón. Cuando el río se desborda, sus aguas turbulentas y frías pueden mesclarse con las tibias de Los Pozos. Anteriormente escribíamosc

El agua es tibia (36° C.) y su baño es muy saludable. Antaño los pozos eran frecuentados por quienes buscaban alivio a sus dolencias y reumatismos. Desde Panamá hasta San Carlos se viajaba en barco y desde San Carlos a El Valle en hamaca.

Había que mejorar el acceso a la gente, ya que hace menos de dos décadas, para llegar a Los Pozos, había que quitarse los zapatos para pasar el agua fria del río y regresar con los pies llenos de lodo, porque el terreno que circunda el lugar es propiedad privada. Para solucionar ese problema se hicieron presentes primero las comunidades de Las Medinas y de Caña Blanca y luego el Comite Cívico Pro Mejoras de El Valle, el IPAT y los dueños legales de la finca. Estos últimamente han entregado la administración a Pro Mejoras, legalizado el 25 de Octubre de 1990.

Pro Mejoras se encargo del lugar primero provisionalmente y desde el 7 de marzo de 1997, en forma definitiva. Su obra más importante fue la construccion del puente sobre el rio Anton que da acceso a Los Pozos.

Tambien el IPAT, que tiene un plan maestro turistico para El Valle, ha cooperado para mejorar los servicios que necesitan los visitantes. Una placa recuerda al turista que el lugar fue rehabilitado por ellos e inaugurado por el Presidente de la Republica, Ernesto Perez Balladares, en diciembre de 1995. El Valle

LOS pozos tienen los siguientes servicios: pozo de lodo, pozo de aguas termales, piscina, vestidor, información de la composición química del agua y una exposición de piedras volcánicas encontradas en la perforación del lugar. Este es ahora acogedor y limpio y los visitantes pueden descansar en cuatro cabañas a la sombra de frondosos árboles.

Los pozos están abiertos todos los días y para disfrutar de sus beneficios los adultos y los niños cooperan con B/.0.50 y B/.0.25 respectivamente. Esa cooperación va destinada al mantenimiento del lugar y ayuda a obras cívicas de la comunidad de El Valle. Por supuesto que los servicios que prestan los pozos termales son gratuitos para los residentes de El Valle de lunes a viemes.

También hay un pozo de gradiente que próximamente será habilitado como piscina. Ese pozo es obra del IHRE (20 de diciembre de 1997) y con él se completó la fase de prefactibiliad de los estudios geotérmicos. Tiene una profundidad de 71 m. El IHRE escogió ese lugar, primero porque cumplía con las condiciones técnicas como el mejor sitio para realizar las pruebas indicadas; y, en segundo lugar, por la solicitud de la comunidad, ya Que quedará para la explotación turística y otros usos de la Comunidad o de grupos que tienen que ver con el desarrollo turístico del área. De un analisis químico de las aguas que brotan del suelo, encontramos los siguientcs elementos:

Na 640 Sodio
K 38 Potasio
Ca 117 Calcio
Mg 101 Magnesio
HCO3 538 Bicarbonato
SO4 27,2 Sulfato
Ct 1,103 Cloruro
B 2 Boro
F 0,3 Fluor
SO2 125 Silice
Ph 6,3 Acido
Temp. 36 C. Temperatura

Nota: Los valores son de miligramos por litro(mg./lt). (Análisis por el personal técnico de ETESA). El Valle

El uso de las aguas mineromedicinales y la fangoterapia, en un ambiente tranquilo junto con la atencion del personal atraen a muchos turistas, contribuyendo así al sano esparcimiento de la gente y a realzar El Valle como un polo turístico de Panamá.

Concluimos ese capítulo con la impresión que dejó en el doctor Belisarlo Porras El Valle de Antón, cuando marchaba hacia la capital durante la Guerra de los Mil Días:

... Las asperidades del terreno fueron paulatinamente suavizandose. Lo abrupto aparecio menos rudo, menos rígido lo escabroso. Las cuestas tomaron aspecto de mesetas, el clima se hizo mas fresco y tonico; y la vista, aprisionada por los árboles del bosque, comenzo a extenderse por las faldas apacibles y planicies y a esparciarse por los amplisimos horizontes que se dilataban hasta el mar. El Valle mismo surgió a nuestros ojos como un paraiso escondido. De pronto habiamos llegado al borde de la muralla que lo circundo y lo descubrimos en el fondo, como a traves de un lente cosmorámico encuadrado en un risueño paisaje. Cesaban tambien las privaciones, pues el mango, la naranja y la guayaba del indio se trocaban en la casa de Salvador y de Quintin Perez en perniles suculentos de puerco y de becerro que habrian codiciado en su rustica cena los héroes cantados por Osian.

Si "a traves de un lente cosmorámico encuadrado en un risueño paisaje", descubrimos El Valle como un maravilloso hogar. Quienes habran sido sus primeros afortunados inquilinos?


 
Un espacio
 

 El Valle Panama: Pagina Oficial |  Eventos en El Valle de Anton

 INFO PARA TURISTAS:  Hoteles |  Spas |  Restaurantes y Cafes |  Turismo de Salud |  Mapas
 ATRACCIONES |  FOTOS |  DIRECTORIO
 

 
© 2014 Michael Ducharme +507 6150-8083