El Valle Panama (El Valle de Antón)

Español | English | Português | Français | Deutsch | Русский | 中文 | 日本語         e-mail
 
 
 El Valle Panama (pagina principal)
 Eventos en El Valle
Tomando un tur de la finca organica, El Rincon de la Biodiversidad

 
 INFO PARA TURISTAS
  · Hoteles y Hostales en El Valle
  · Turismo de Salud
 Geología de El Valle Panama
 Mapas de El Valle Panama
 Como Llegar a El Valle Panama
 
 ATRACTIVOS TURISTICOS
  · Spas en El Valle Panama
  · Restaurantes en El Valle
  · Pozos Termales
  · Cascadas en El Valle
  · Aprovaca (las orquidias)
  · El Mercado Publico
  · El Museo de El Valle Panama
  · Senderismo en El Valle
  · Aventuras en El Valle
  · 28 Playas Cerca de El Valle
 
 ARTICULOS
 HISTORIA DE EL VALLE
 
 FOTOS DE EL VALLE PANAMA
 DIRECTORIO DE EL VALLE
un espacio

La Leyenda de La India Dormida

Cuenta la Leyenda que...

LUBA era la hija menor del Cacique Urraca, jefe de una tribu de Guaymies, de las fastuosas montañas que besaban el sol.

Todos la llamaban FLOR DEL AIRE, y la conocian como a una indiecita sencilla pero rebelde: herencia de su raza fuerte, que lucho contra los conquistadores españoles durante años. Lo que menos imaginaba LUBA, era que se anamoraria perdidamente de uno de los oficiales españoles que sometia a su pueblo.
Luba, La India Dormida en El Valle de Antón

Foto cortesia de: Yoguini Spa      

Fue asi, como LUBA desprecio a YARAVI, un bravo guerrero de su tribu que la amaba con toda su alma sin ser correspondido. Este, victima de la ira al ver que era imposible merecer su amor, da fin a su vida, lanzandose al vacio desde lo alto de una montaña ante la triste y perpleja mirada de ella: FLOR DEL AIRE.

LUBA, por no querer traicionar a su pueblo, renuncia al amor del extranjero y llorando desesperada, penando su desventura se pierde entre la maleza, se tiende sobre la sabana y... muere.
Luba, La India Dormida en El Valle de Antón

Foto cortesia de: Yoguini Spa      

Fue asi como entonces, las colinas y los valles en abrazo melancolico la cubren y deciden perpetuar su figura, esculpiendola en una majestuosa montaña para recordarla siempre.

Revista Turisteando en Panama, 2007.
La India Dormida en el amanecer, El Valle de Antón
La India Dormida en el dia, El Valle de Antón
La India Dormida en el atardecer, El Valle de Antón

Fotos cortesia de: Murli Daswani      

La india dormida

POR LUISITA AGUILERA P.

Llegó el día en que Piria iba a ser consagrada esposa del sol. Tendida en su estera la joven pasó revista a todos los acontecimientos de su vida, desde su feliz infancia hasta su lozana juventud. Con ternura recordó a su madre siempre dulce y cariñosa, y a su padre Mani Yisu cuya sola presencia hacia temblar a sus mujeres pero que desarrugaba su adusta faz al verla. Jamás escuchó de esos labios imperativos y severos para cuantos lo rodeaban, un no a un anhelo, a un deseo suyo. —¡Viejo y querido padre! —murmuró con los ojos nublados por el llanto—. ¡Cuán solo te encontrarás después de mi partida! Recordó luego a Chirú. El apuesto y valiente guerrero que se prendó de sus hechizos y que en poéticas palabras le mostrara su pasión. ¡Cómo latió su corazón por el extranjero gentil! En las verdes praderas, bajo las noches estrelladas, él le habló de su amor y sus ensueños. ¡Cuántas veces ruborosa dejó apri- sionar sus manos por las fuertes y ardorosas del mancebo! ¡Cuántas veces se contempló en aquellos ojos que con tanta ternura la miraban! ¡Cuántas veces estuvo a punto de dar el sí, de besar esos labios que temblaban amorosos! Y cuántas veces también una fuerza inexplicable dominadora de su voluntad impuso silencio a su emoción.

¡Pobre Chirú! ¿Dónde estaría ahora? Unos decían que había muerto; otros que había partido a regiones lejanas. ¡Al pensar en todo esto sentía un poco de pena por él...!

De pronto su pensamiento se detuvo en Montevil, aquel joven de su tribu que también la pretendiera. Ambicioso, arrogante y de un valor a toda prueba, su padre aceptó con agrado sus razones. Ella no; el mozo sólo recibió desdenes. Pero por mucho tiempo no olvidó el gesto de rencor que se dibujó en la faz de su enamorado ante el no rotundo con que le puso fin a sus aspiraciones. Nunca contó a su padre sus temores de que Montevil quisiera vengarse y se alegró de su actitud. Él pareció olvidarla, y al final, ella también olvidó. Mas ahora sin saber por qué, el gesto de aquel hombre volvía a atormentarla. Un funesto presentimiento oprimió su pecho. Con un esfuerzo de voluntad se rehizo.

—¿Por qué recordar cosas desagradables en el día más féliz de mi existencia? —se dijo.

Un ruido de tambores hizo a Piria incorporarse. Ayudadas por sus doncellas que velaron con ella, se vistió una túnica de lienzo y se colocó sus joyas. Su padre, acompañado de los principales de las tribus y de una multitud engalanada con sus trajes de fiestas, la esperaba para conducirla al templo. El cortejo atravesó varias calles y llegó al santuario situado en la roca al borde de un abismo. En él ya estaban los sacerdotes que la esperaban para iniciar la ceremonia. Colocaron a Piria sobre una finísima estera de colores, mientras enviaban al sol una sentida plegaria. Una especie de himno cuya música solemne y majestuosa llenaba de emoción los corazones. Extendieron los brazos, y en ese instante un rayo de luz diáfana y pura cayó sobre Piria rodeando de un halo brillante su gentil y esbelta figura. Quedaba consagrada esposa del sol, intocable para los humanos.

La vida siguió su curso. En el templo Piria cuidaba llena de placentera unción el fuego sagrado. Dejarlo apagar era símbolo de deslealtad al dios. La sacerdotisa reputada como impura debía morir en un suplicio espantoso, enterrada viva. Mas la nueva esposa del sol no temía que la llama por ella cuidada se extinguiera. Había desligado su corazón de todo terreno afecto. Su alma entera, su cuerpo inmaculado, todo su ser pertenecía al sol; vivía com- pletamente apartada de todo cuanto sucedía fuera. La jefatura de la tribu era electiva, mas por primera vez se hicieron frecuentes las disenciones en el seno del consejo formado por los nobles. Un grupo era capitaneado por el padre de Piria; el otro por Montevil, el amante desdeñado de la muchacha. Montevil no había ahogado su amor; lo había ocultado simplemente. Pero al par de su cariño sentía odio profundo por quien lo despreciara. ¡Misterios del corazón! A veces quería ver a la jovencita arrastrarse a sus pies, pisotearla, hacerla sentir mil torturas, matarla. Mas, sabía que si tal cosa sucediera, él moriría. Faltando Piria no quería vivir.

Cuando la joven se hizo esposa del sol, creyó enloquecer. Pretextando un asunto urgente se ausentó del poblado en la fecha destinada para la ceremonia. Un tiempo pasó lejos. No obstante su vida era un tormento continuo; la dulce imagen de la muchacha se le presentaba sin cesar impidiéndole el reposo. En su desesperación llegaba a maldecirla, a desearle mil muertes. Amaba, odiaba y sufría, ¡cuán desgraciado era! Su dolor llegó a hacerse tan fuerte, tan intolerable, que dispuso regresar. Tenía que ver a Piria, empaparse de su presencia, oír su voz, costare lo que costare. Repartió el oro, sobornó, compró, que todo se vende cuando hay con qué pagarlo. Una noche en que Piria velaba cuidando el fuego encargado a su guardia, apareció ante ella.

En el primer instante, la joven que no comprendía cómo pudo llegar allí, se sintió angustiada. ¿Qué hacer? ¿Huir, gritar? Ambos caminos eran peligrosos. Mejor callar. Y no es que tuviera miedo a la muerte; por espantosa que ésta fuera no la asustaba. Pero no podía aceptar aparecer como mala ante el pueblo que la consideraba pura. ¿Qué sería de su padre después de esto? ¿Cómo soportar la mancha que caería sobre su nombre?

Todos estos pensamientos pasaron veloces por su cerebro, mientras inmóvil contemplaba al indio que mudo también la miraba con fijeza.

—¡Oh sol, ayúdame! —imploró en voz baja. Casi de inmediato dirigió su vista al fuego. Sus ojos tropezaron con el cuchillo de piedra con el que se cortaban las virutas olorosas que ayudaban a mantener la llama. Sonrió ya más segura. Con ademán resuelto tomó el arma y levantó arrogante la cabeza.

El movimiento de Piria para apoderarse del cuchillo fue tan rápido, que el mozo sólo vino a darse cuenta de lo ocurrido cuando ella lo blandiera arrancándole gracias a la luz, fulgentes destellos.

—¿Qué buscas Montevil? —díjole.— ¿Cómo has osado profanar este santuario? No te acerques —añadió al ver que el hom- bre hacía ademán de aproximársele—. Si das un paso me clavo el cuchillo en el pecho.

Todo el amor violento y apasionado que una vez sintiera Montevil por la gentil mujer que tenía delante, renació con mayor fuerza. Quiso lanzarse hacia ella, mas al ver la fría resolución que se pintaba en los ojos de Piria, se contuvo temiendo que cumpliera su palabra. La sabía muy capaz de realizar su amenaza. Su gesto se transformó en otro de súplica.

—Piria, te adoro —pronunció con acento emocionado—. Estoy loco por ti. Dime que alguna vez han de contemplarme con amor tus ojos.

—Nunca —contestó orgullosamente la sacerdotisa—. Soy la esposa del sol. Vete de aquí y no vuelvas.

—Piria,... yo... te juro que...

—Sal, aléjate de este lugar que manchas con tu presencia — interrumpió airada—. Teme el castigo de la divinidad. Dominado por el gesto y la palabra de la joven, Montevil bajó la cabeza. Un segundo después desaparecía como tragado por la tierra.

La energía ficticia que había sostenido a Piria hasta ese instante, la abandonó. Sin fuerzas casi y temblando de pavor se recostó en un banquillo para reponerse.

Montevil se retiró descorazonado y pesaroso de su encuentro con Piria. El Sacerdote que le había ayudado a poner en ejecución su plan para ver a la muchacha lo hizo salir al exterior. Se dirigió a su casa haciendo proyectos y más proyectos. Ora pensaba raptar a la doncella, ora pensaba marcharse para siempre de su tierra. Olvidaría sus sueños de gloria, su ambición de ser el jefe supremo de la tribu. Comprendía que nada lograría alcanzar de la mujer que amaba tanto, aun cuando saliese vencedor en el Consejo. ¿Para qué entonces esforzarse? ¿Para qué luchar? ¿Para qué la riqueza y los honores si no podía conseguir a Piria?

En un estado de gran excitación llegó a su casa y se arrojó en su estera. Imposible conciliar el sueño. La figura de Piria llenaba su mente impidiéndole pensar en otra cosa, impidiéndole dormir. Creía que su cabeza iba a estallar. Agobiado se revolvía en el petate de un lado a otro. Quería escapar a la idea fija y obsesionante de Piria, pero la muchacha, sus ademanes, sus movimientos, toda ella estaba grabada en su cerebro; imposible reemplazarla con otro pensamiento.

En la mañana, algo más tranquilo, pidió consejo a uno de los guerreros, su amigo y confidente. Éste dióle nuevas energías y le convenció de que si deseaba a Piria, necesitaba primero adquirir la jefatura. Reanimado con las palabras de su amigo, se dispuso a continuar la campaña para ganar adeptos. Entre tanto Mani Yisu no perdía el tiempo. Había agrupado en torno suyo a todos los viejos, a los conservadores, a todos los que podían menos que mirar con horror las innovaciones que decían iba a realizar la gente moza si llegaba al poder. Después de aquella noche de su visita a Piria, Montevil no intentó verla de nuevo; esperaba el triunfo para presentarse ante ella en toda la majestad de su gloria, y salió vencedor.

Pasadas las fiestas con que se celebró la elección del nuevo jefe, éste avisó a los sacerdotes que iría al templo. Piria fue informada que debía presentarse con todas las sacerdotisas para recibir al triunfador.

Por muy ausente que ella viviera de las cosas mundanas, tuvo por fuerza que enterarse de la victoria de su enamorado. Por un instante se llenó de pavor, pero luego se soprepuso. —El sol que una vez me salvó, me librará de nuevas asechanzas —se dijo y tranquila esperó.

Desordenadamente latió el corazón del guerrero al ver nuevamente a la muchacha; y aunque ésta ni siquiera lo miraba, Montevil se juró a sí mismo hacerla suya por cualquier medio. La indiferencia de Piria avivaba su amor.

Como primera providencia hizo mil regalos a los sacerdotes. Ofrecióles tierras y riquezas para contribuir, según decía, al mejor servicio y prestigio del templo. Despertada de este modo la codicia de aquellos, poco a poco fue arrancándole concesiones. Todas fueron sin embargo, pagadas a precio de oro. Para conseguirlo, Montevil impuso nuevos tributos y declaró la guerra a sus vecinos para saquear las poblaciones. Logró adquirir un tesoro inmenso que en gran parte pasó a las manos de los sacerdotes del sol. Su jefatura que comenzó bajo auspicios tan favorables fue objeto del odio y la maldición del pueblo. Pero nada de eso importaba a Montevil. Iba derecho a un fin y ningún obstáculo lo detendría. En el templo tenía franca la entrada. Los culpables sacerdotes no podían aun queriéndolo, impedir sus visitas, ni tampoco que persiguiera a Piria con la eterna cantinela de su amor. Mas la niña permanecía irreductible y Montevil sentía crecer, agigantarse su pasión ante esa oposición sistemática y tenaz a sus más caros anhelos.

—Medita bien lo que haces, Piria —díjole un día exasperado—. Si no aceptas lo que te propongo haré dar muerte a tu padre. Fácil será para mí hacerle culpable de un delito que merezca la última pena. Recuerda que ahora soy el jefe y que nada se opone a mi voluntad. Y cuando veas su cabeza rodar por el polvo, entonces sabrás lo que cuesta no inclinarse a mis deseos. Tan horribles palabras hicieron estremecer a Piria que sollozante ocultó la cabeza entre las manos. Al verla así, templó su furor el mozo.

—Piria, Piria —díjole anhelante—. Acepta ser mi esposa. Mi amor por ti es inmenso. Pondré a tus pies todos los tesoros de la tierra. Te daré gloria y poder. Tú serás la dueña y yo el esclavo.

—Apártate tentador. Jamás podré quererte. Ayer pude admirar tu valor, tu orgullo y gallardía. Hoy, tú y tu funesta pasión me dan miedo y me repugnan porque tus manos están manchadas de sangre. ¡Hasta aquí han llegado los clamores de tantos y tantos inocentes sacrificados a tu insensato amor, a tu codicia! Sé de tus crímenes, y de las traiciones cometidas con los caciques a quienes llamabas tus amigos. ¡Has destruido mi vida, mi felicidad! ¡Que muera mi padre, que perezca yo, antes que tus impuras manos se acerquen a mi cuerpo!

Y como él quisiera abalanzarse sobre ella, sacó el cuchillo que desde la primera visita de Montevil llevaba siempre consigo. —Si das un paso, caeré muerta a tus pies. Ahora sal, y no regreses jamás.

—Has vencido Piria, pero te acordarás de mí. Días más tarde, los redobles del tambor anunciaban al pueblo que se imponía a un hombre de alta alcurnia la pena capital. El temor se apoderó de todos. ¿ A quién le habrá tocado el turno ésta vez?, se preguntaban medrosos. Poco después vieron con espanto caer destrozada por los golpes terribles de la maza, la noble cabeza de Mani Yisu. Piria lloró mucho cuando lo supo, considerándose culpable. Pero se tranquilizó, cuando en sueños vió a su padre feliz en un lugar muy bello. Le hizo una señal, y ella cual ligera pluma, se elevó al reino del sol.

Una mañana en que un sol esplendoroso doraba las cumbres de las verdes y azules montañas, Piria paseaba por el jardín del templo. Recogía un botón caído cuando sintió tras sí una respiración jadeante. Volvió la cabeza asustada y contempló el rostro descompuesto de Montevil. Al ver retratados en su faz sus groseros apetitos, huyó. Casi alcanzada por su perseguidor, se acercó al borde del obscuro y profundo precipicio. Allí cayó exhausta.

—¡Oh sol —imploró— sálvame!

Montevil loco de deseo fue a estrecharla entre sus brazos; mas se detuvo no dando crédito a sus propios ojos. Piria estaba al borde del abismo, pero al recibir sobre sí los rayos del sol, se hizo parte de la roca misma. Así la vió yacente, inmóvil, perfilándose en la piedra viva, los contornos de su rostro bello y de su cuerpo grácil. Y mientras así dormida para siempre recibe la india al paso de los siglos los besos suaves de su dios a quien se consagró, Montevil, herido de locura repentina, destrozado su cuerpo y su alma pecadora en las profundidades de la sima, quedó convertido en un torrente de ondas impetuosas. Y todas las mañanas se escucha cerca de la India de Piedra que duerme un sueño sin fin, el rumor de las aguas que corren lanzando un sollozo y una imploración.

Es la voz de Montevil, que en las honduras de la tierra, expía el delito de haber amado a una esposa del sol.
 

Un espacio
 

 El Valle Panama: Pagina Oficial |  Eventos en El Valle de Anton

 INFO PARA TURISTAS:  Hoteles |  Spas |  Restaurantes y Cafes |  Turismo de Salud |  Mapas
 ATRACCIONES |  FOTOS |  DIRECTORIO
 

 
© 2014 Michael Ducharme +507 6150-8083